Nuevos valores Radio Mundial

Luis Méndez, “La voz romántica
de los lagos”, destacado
cantante nicaragüense, fundador
del programa Nuevos
valores Radio Mundial.

Gustavo Latino, maestro de ceremonia, uno de los fundadores
de Nuevos Valores Radio Mundial.

No soy muy hábil para recordar fechas, pero fue por el año 1962 que tuve que tomar una de las decisiones mas difíciles de mi vida. Por razones muy sentimentales decidí abandonar mi carrera como cantante internacional, pero al hacerlo dejaba un gran vacío de realizaciones a las que había que buscarle una salida reconfortable a la angustia que atenazaba mi espíritu de artista.


Por mera casualidad en esa época vivía a cuadra y media de Radio Mundial, y un domingo de tantos se me ocurrió asomarme a un programa que realizaba en esa radio el famoso Chato Rodríguez, a las cuatro de la tarde. Para mí ese programa era bueno, pero por alguna razón el público no asistía a verlo.
Se me ocurrió plantearle al Chato la idea de convertir dicho programa de aficionados. 

Nos pusimos de acuerdo y cambiamos su programa por el de la “Escala de la Fama”. A los cuatro programas Radio Mundial estaba repleta de asistentes a esa presentación. Don Julio César Sandoval estaba muy satisfecho del resultado del programa y don Manuel Arana Valle estaba tan complacido,
que autorizó a don Julio regalar un automóvil al ganador final del concurso de aficionados.

Por razones que hoy voy a obviar, solo diré que me tuve que apartar de dicho programa. El Chato se quedó con el espacio, pero no pudo sostener el nivel de atracción que habíamos logrado. En tales circunstancias la dirección de la radio le ajustó las cuentas y el Chato tuvo que abandonar el espacio de las cuatro de la tarde de los domingos en Radio Mundial.

Después que el Chato se marchara, don Julio César Sandoval me llama nuevamente y me comunica que don Manuel Arana está interesado en que volvamos a realizar un programa de aficionados, con las mismas características del programa que habíamos comenzado o sea, el que había llevado el nombre de la “Escala de la Fama”, nombre que habíamos tomado de la historia de la Radio Nacional, pues en décadas anteriores hubo un programa con ese nombre que produjo grandes artistas al arte nacional.


Este espectáculo se efectuaba en la otrora famosa “Voz de la América Central”. De él surgió Luis Méndez, “La voz romántica de los lagos”, destacado cantante nicaragüense, fundador del programa Nuevos valores Radio Mundial.


EN el se dieron a conocer, nada menos que: Carmencita Avilés, Darío Obando, Luís Cortés, Irma Álvarez, Juanita Useda, Ramón González, Argentina Ruiz, Alfonso Solórzano y otros destacados que me escapan de la mente.


Volviendo al encargo de don Julio César Sandoval a nombre de don Manuel Arana Valle, pues me puse a trabajar en lo que sería una sinopsis del nuevo programa. Cuando terminé el proyecto me presenté con él ante don Julio César y don Manuel, y allí comenzaron las reuniones de varias horas cada una, para darle los aportes necesarios que cada uno con su experiencia y capacidad le dieron al proyecto.


Para esta nueva producción, les sugerí dos títulos: “Nuevos Valores Radio Mundial"  y "Arte y Patria”. Ya todos saben cual fue el nombre que ellos escogieron, para el nuevo intento.

 

Lo que no saben es que sólo me querían dar media hora de espacio en la radio para realizar el programa, pues don Julio me aseguraba que en Radio Mundial su experiencia le indicaba que un programa de aficionados era difícil que mantuviera su nivel de calidad después de media hora.


Vinieron mis argumentaciones y logré persuadir a don Julio a que me diese una hora para los “Nuevos Valores Radio Mundial”. Para las personas menores de cuarenta años que no tuvieron la oportunidad de seguir la trayectoria de este programa, les diremos que pocas veces se ha visto interés tan colectivo
por un programa de arte nacional. Hay que hacer notar que por esos años, Radio Mundial era la dueña y señora del público nicaragüense, ya que aunque ya existían las transmisiones de televisión, estas carecían de calidad en muchos aspectos.

Como les referí al comienzo, don Julio con un poco de lucha, me había concedido una hora para la realización del programa, pero cual sería su sorpresa, cuando apenas a un mes de comenzado el programa le estaba solicitando media hora más. Don Julio César Sandoval no se esperaba esta nueva petición y trató de persuadirme que lo mejor era mantener el espacio de una hora, pero yo estaba convencido que teníamos capacidad de mantenerlo en el mismo nivel de calidad por media hora más,
pero él insistía en el peligro de que se desplomara el programa y en tal caso todos salíamos perjudicados. Fue un forcejeo de titanes, el gran maestro tratando de convencer al alumno, que lo más conveniente era dejarlo de una hora y el alumno aferrado a su entusiasmo y gran caudal de energía y confianza en la idea de sostener con calidad la hora y media. Se impuso el entusiasmo. El maestro apostó a la idea de su dirigido y concedió la media hora más, cosa que aseguraba, que nunca había sucedido en la historia de “Radio Mundial”, cuando de programas musicales se trataba. 

Pero la cosa no para ahí, dos meses después le estaba solicitando otra media hora. Don Julio ya no soportó más la presión y explotó  muy a su estilo diciendome: Luís, lo siento, pero esto ya no es posible, tienes que dejarlo en hora y media y estás logrando lo que nunca ha sucedido en Radio Mundial. Ante tal decisión no tuve más que inventar una fórmula para lograr mi objetivo: las dos horas de transmisión. Y comencé en contubernio con el controlista de turno, el compañero Rodolfo
López (el cuervo) a robarnos los primeros diez minutos en el programa siguiente lo que lo alargaba hasta las cinco y cuarenta, ya que el programa se iniciaba a las cuatro de la tarde.

El día siguiente estuvimos esperando el reclamo o la reprimenda por el abuso cometido, pero confiando en el conocimiento que teníamos de la mentalidad administrativa de don Julio y don Manuel, nosotros estábamos seguros de que si manteníamos la calidad del programa no se nos iba a llamar la atención.

Así fue, no se nos dijo absolutamente nada. Ante tal resultado el programa siguiente llegó hasta las 5:50 esperando de nuevo la reprimenda y tampoco se dio. En el programa siguiente llegamos hasta las
6:00 PM., para completar las dos horas de transmisión. Que conste, no pudimos seguir tomando más tiempo, porque en esa época había la obligación de parte de la jefatura de radio, que a las 6 de la tarde los días domingo, tenían que encadenarse todas las radio difusoras con la ”hora nacional”. De no haber existido ese obstáculo, quien sabe cuánto tiempo habríamos tomado, pues el público disfrutaba
tanto de este programa que tuvimos que adoptar la costumbre, que al terminar la transmisión
le hacíamos en privado sólo para la audiencia local una hora y hasta una y media más de “Show”. El entusiasmo del público por este programa fue algo fuera de lo común. La afluencia del publico era verdaderamente impresionante. 

Concurrían de los cuatro puntos cardinales, en todos los tipos de transportes, con el único fin de ir a aplaudir con todos los ánimos a los noveles artistas, que programa a programa surgían como por arte de magia, fue una etapa de producción artísticas inigualable, usted podía estar seguro que en cada programa vería surgir una voz masculina o femenina de gran calidad, un fonomímico, un bailarín, un Trío, un cómico, un guitarrista, etc. Sin contar aquellos elementos que por una u otra razón no lograron escalar la cima, pero que en su mayoría tuvieron elementos artísticos para lograrlo. Podemos señalar, figuras sobresalientes de este programa: en primer lugar, la matagalpina Perla Blandon, que fue electa en el mes de diciembre de 1964 en el Teatro González después de una competencia,
que tuvo por escenario finales los Teatros: González de Jinotepe, Perla de Matagalpa y González de Managua.

En esa competencia estuvieron involucrados Juan José Campos de Jinotepe, y Arnoldito Briceño de esa misma ciudad, que en esa época tenía apenas doce años de edad. Consuelo Espinosa, Terencio Gutiérrez y Frank Castillo por la ciudad de Managua. Es bueno hacer resaltar, que muchos de los que fueron eliminados eran tan buenos o mejores, quizás, que los finalistas. Era tal el grado de calidad que esa competencia campeaba. Es muy grato para mí recordar la enorme simpatía que el público le demostraba a los artistas noveles, pues todo el mundo comentaba de los Nuevos Valores Radio Mundial: había que ubicarse cualquier domingo de esos años en la puerta de Radio Mundial desde las dos de la tarde cuando el programa comenzaba hasta las cuatro. Nos cabe la satisfacción de recordar, que este esfuerzo por el arte nacional cundió en el ámbito artístico de todo el país, con una fuerza tal, que despertó el interés de nuestros colegas por hacer cosas similares. Y la Radio Mundial que en ese año 1962 sólo contaba con ese programa; Nuevos Valores, dos años después, tenía una producción de programas de arte nacional.

No se puede hablar de Radio Mundial, sin dedicarle capítulo aparte a su Radioteatro, lugar donde muchos vieron sucumbir sus ímpetus artísticos y unos pocos lograron saborear la miel del triunfo, entrando por la puerta grande a la reducida farándula artística nacional.
Con capacidad para 112 personas cómodament sentadas, fue escenario de momentos llenos de alegría, como también de mucho dolor y tristeza, al servir como capilla fúnebre para los inolvidables actores; Rodolfo Arana Sándigo (Tío Popo), José Dibb McConnell y Francisco Ruiz Zapata.

Quien no recuerda las tumultuosas presentaciones de los Churumbeles de España, interpretando
la historia del beso o el gitano señorón y de la inigualable y siempre de moda Sonora Matancera, con sus famosísimos intérpretes Celia Cruz, Nelson Pinedo y Celio González en 1956, dejando desde ese momento a muchos nicaragüenses hipnotizados por su rítmico y sabroso son.


También se presentaron artistas ya consagrados entre nuestro público como: Rafael Gastón Pérez, El Gato Aguilar y su Trío, Paúl Barnes, Maxim Guery, Zadia Zilú, René Tercero,Magda Doña, María Danelia Guadamuz, y los Satélites del Ritmo, con quienes tocaba las tumbadoras casi niño Chepito Areas, luego famoso en la Banda Santana, Trío Monimbó, Trío Xolotlán, Los Rocket’s, Los Music Master’s, La Marimba de los Hnos. Sánchez, El Gran Benito y muchos más que hicieron las delicias de los asistentes al Radio Teatro de La Mundial.


En Nicaragua han sido muy pocas las emisoras que contaban con su radioteatro propio, para el señor Arana Valle, era algo indispensable, ya que tanto en Radio Sport de Granada, como en Radio Mundial, tenían su radioteatro muy bien acondicionado.

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.